En este momento estás viendo Cómo cambiar de trabajo

Cómo cambiar de trabajo

Cambiar de trabajo forma parte habitual de nuestra carrera profesional. Algunos estudios apuntan a que una persona cambiará de trabajo unas 6 veces de media, a lo largo de su vida laboral. Además, tras la pandemia de la covid-19, los cambios de trabajo se han incrementado notablemente por el simple hecho constatado del tele-trabajo que llegó para quedarse.

Cómo saber si debo cambiar de trabajo

No existe como tal un momento ideal para dejar un trabajo, pero si existen ciertos indicadores que te hacen pensar que tal vez llegó el momento. Para ello, debes analizar muy bien tu situación, los motivos y las circunstancias a las que te enfrentarías en caso de dar el paso. Y en caso que dieras el paso, debes planificar muy bien cómo llevarlo a cabo.

Señales para saber que tienes que cambiar de trabajo

  • Cuando piensas en el trabajo te produce ansiedad.

Si la simple idea de ir a trabajar te produce ansiedad o estrés, debes replantearte tu situación laboral aunque solo sea por tu salud física y mental

  • Falta de reconocimiento

El hacer un buen trabajo, y que sea valorado, nos motiva a alcanzar nuevos objetivos. Si no obtienes el reconocimiento que crees que mereces debes plantearte la búsqueda de otro lugar donde lo encuentres. Si no obtenemos feed-back acerca del trabajo realizado no tendremos forma de saber si nuestro desempeño profesional es adecuado y por tanto mejora nuestro desarrollo profesional.

  • Una re-estructuración en la organización.

Muchas empresas pasan por procesos de reestructuración con el fin de adaptarse a los cambios del entorno o para desarrollar nuevos negocios.Estas situaciones pueden afectar al cargo que veníamos desarrollando y puede ocurrir que nos ofrezcan un cambio a mejor o todo lo contrario. Pero mientras ocurre algo de esto o no, podemos empezar a plantearnos actualizar nuestro curriculum, tantear el mercado laboral y acudir a nuestros contactos con el fin de adelantar una parte del trabajo de búsqueda de nuevos horizontes profesionales.

  • Te sientes estancado o ves pocas oportunidades de desarrollo.

Si sientas que tu trabajo a estas alturas te aporta poco, tienes aspiraciones de desarrollarte y ves que tu puesto (o empresa( actual no te lo permite, debes plantearte buscar otro que te ofrezca la oportunidad de seguir creciendo profesionalmente.

  • Mal ambiente laboral

Algo que ocurre con más frecuencia de lo que creemos es encontrarnos con un mal ambiente en nuestro lugar de trabajo. Malos compañeros, algún jefe complicado, enfrentamientos entre departamentos, etc. Son situaciones que pueden directamente a nuestros resultados del el día a día y a nuestras ganas y motivación. Si creemos que no hay solución posible, tendremos que pensar en cambiar.

  • Tu salario no compensa tu esfuerzo

Es otra forma de “no reconocimiento” a nuestra labor. Ya sea porque consideramos que cobramos poco en relación al esfuerzo o la calidad del trabajo realizado, o porque nuestro salario no cambia a lo largo del tiempo y no vemos indicios de que la situación vaya a cambiar, tendremos que pensar en un cambio.

  • Tus objetivos no se corresponden con los de la empresa

Esta es una cuestión importante. Ocurre cuando tus valores personales o tus objetivos profesionales no están alineados o chocan de lleno con los objetivos o exigencias de tu responsabilidad profesional. Si es tu caso, será muy difícil que permanezcas mucho tiempo, porque sentirás que haces algo en contra de tus principios.

De hecho, esto es algo que me ocurrió a mí personalmente. Para seguir desempeñando mis funciones tenía que tragarme mis principios y mirar hacia otro lado como si nada grave estuviera pasando. Pero no pude. Decidí irme sin más.

  • Te sientes agotado

Si sientes que tu trabajo te consume demasiada energía, ya sea por cansancio por un exceso de horas dedicadas, o por un ambiente insano que te deja mentalmente exhausto, una vez más debes plantearte buscar otro empleo.

¿Cómo lo hago? Plan de acción para cambiar de trabajo

Decidir hacer uncambio de empleo no es fácil, requiere mucho análisis, autoevaluación, coraje, seguridad en uno mismo, planificación, constancia y ante todo, tiempo y algo de paciencia.

Decidir un cambio de empleo, implica tomar un riesgo y como todo riesgo, supone asumir ventajas o inconvenientes que pueda ocasionarnos. Pero también debemos decir que en muchas ocasiones, el mayor obstáculo que nos encontramos somos nosotros mismos.

El miedo nos paraliza y no hace ver más grandes unos supuestos aspectos negativos y dificultades que las ventajas y oportunidades que el cambio puede traernos.Y ante este panorama preferimos quedamos en nuestra zona conocida “de confort” aunque ello suponga seguir sintiéndonos insatisfechos por tiempo indefinido.

A continuación te propongo un plan de acción para estar más seguro a la hora de decidir el cambio:

  1. Evalúa tu grado de satisfacción actual

Debes hacerte algunas preguntas acerca de tu estatus laboral actual, que te hagan entender el motivo de tu insatisfacción y si hay algo al alcance de tu mano que pueda solucionar los síntomas. Si fuera el caso deberías intentar poner en marcha cualquier acción que dependa de tí antes de plantearte abandonar. ¿Te sientes bien en tu trabajo actual? ¿Qué es lo que más te satisface y menos? ¿Aquello que te genera insatisfacción tiene que ver con tus funciones, tu jefe, la cultura de la empresa, las expectativas en cuento a tu desarrollo profesional?

  1. Evalúa tus fortalezas, habilidades e intereses

Uno de los motivos que nos hacen sentir satisfacción en el trabajo es el hecho de poder poner en práctica nuestras habilidades. Por ello es importante pararnos a pensar si se da esta circunstancia y está vinculada a nuestros intereses.

Puedes apoyarte en algunas herramientas específicas que tienes disponibles en internet como “Strengths Profile” que te aclararán si lo que necesitas es un cambio de posición, de empresa o si incluso, lo que necesitas es un cambio de carrera con nuevas funciones, nuevo sector, nueva cultura, etc.

  1. Proponte mejorar alguna habilidad importante para tu desarrollo

Con el resultado de tu autoevaluación, puedes identificar un área de mejora que te interese desarrollar, ya sea a través de cursos, mentorías u otras formas de formación, que te permitan optar mejor a otros puestos empleos.

  1. Haz una lista de empresas y/o cargos objetivo

Haz una lista de cargos y empresas hacia donde tengas interés en dirigir tu carrera. Busca información de estas, visita sus webs, redes sociales y busca contactos que trabajen en ellas. Así, irás descartando opciones y la lista se irá reduciendo.

  1. Amplía tu red de contactos

LinkedIn te será muy útil para esta acción. No se trata sólo de contactar con personas de recursos humanos. Debes trabajar tu marca personal compartiendo contenido de tu área de interés, y enviando mensajes personalizadas para conectar con otros usuarios de la red.

  1. Contacta con personas que trabajan en el sector o cargo de tu interés

Personas que puedan darte información de cómo es trabajar allí en el día a día.

  1. Busca apoyo

Hay personas que pueden ayudarte: un mentor, amigo o asesores de carrera

     8. Ten paciencia y valora cada pequeño logro

Mantente motivado y positivo con tu objetivo en mente y entendiendo que todo lleva su tiempo.

¿Cómo responder a la pregunta ¿por qué quieres cambiar de trabajo?

Esta es una pregunta habitual en una entrevista de trabajo y merece la pena preparar una respuesta adecuada. En este sentido, quisiera aclarar que no estoy de acuerdo con quienes afirman que aquí no existen respuestas correctas o incorrectas a esta pregunta. Claro es que el reclutador ante todo quiere conocer tus motivaciones y aspiraciones. Pero cuidado! Tu respuesta puede hacer que tu candidatura pierda puntos.

Tu respuesta deberá estar alineada con tus aspiraciones y objetivos. Digamos que tu deseo de desarrollo profesional no ha sido satisfecho, bien porque tu puesto actual no te ofrece oportunidades de desarrollo, bien porque un cambio de estructura te desplaza a un área que no te interesa, o bien por el estilo de liderazgo de un nuevo jefe o incluso el ambiente de trabajo. Pero estos últimos argumentos debes explicarlos muy bien para no hacerte quedar mal ni parecer que estás criticando tu actual empresa, porque será muy mal visto

Sea cual sea el motivo, tu respuesta debe tener en cuenta estas premisas:

  • Sé honesto a la hora de explicar el motivo pero cuidando el mensaje
  • No personalices la culpa en nadie ni emitas juicios de valor o de crítica
  • Deja siempre la puerta abierta y una buena imagen profesional aunque puedas estar enfadado

Y tú, ¿has dado ya el paso?

Deja tus comentarios y suscríbete al blog.

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay.

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!