En este momento estás viendo Hablar de tus debilidades en una entrevista de trabajo

Hablar de tus debilidades en una entrevista de trabajo

Ésta es una de las preguntas que más incómodos nos hacen estar en una entrevista. El motivo no es otro que no siempre conocemos bien nuestros defectos y no nos resulta fácil hablar de ellos ante desconocidos que nos están evaluando para un puesto de trabajo.

Aunque cada vez es más frecuente en nuestra sociedad trabajar en nosotros mismos, conocernos mejor y trabajar partes de nuestra personalidad que nos permitan vivir y relacionarnos  de manera más satisfactoria, en líneas generales, sigue siendo una asignatura pendiente. Este hecho es el causante de que nos cueste tanto identificar nuestros defectos, porque solo somos capaces de ver defectos en los demás y no en nosotros mismos.

Pero en verdad todos tenemos defectos y áreas de mejora. ¿Has identificado ya alguna de las tuyas?

 ¿Qué es una Debilidad?

Debilidad significa aquello con falta de vigor, fuerza o energía. Es sinónimo de agotamiento, extenuación, flaqueza, decaimiento, desfallecimiento, La debilidad también define el carácter de una persona que se muestra dominado o sin poder de decisión.

En resumen, podríamos definirlo como aquello que no dominamos o no hacemos bien.

Así que, cuando te pregunten sobre tus debilidades en una entrevista de trabajo, debes exponer aquellos puntos de mejora que tengan relación e impacto en el plano laboral pero no sean fundamentales para ejercer el puesto al que estás optando. Debes trabajar de antemano esta respuesta para que no condicionen tu continuidad en el proceso de selección en el que te encuentres.

¿Por qué los reclutadores quieren conocer tus debilidades?

Porque el trabajo del día a día implica imprevistos, dificultades e inconvenientes. En cualquier tipo de trabajo existen retos, por lo que es importante la fortaleza mental o de carácter en un trabajador. Ningún “jefe” quiere tener en su equipo a alguien que se ahogue en un vaso de agua a la primera de cambio. Todo lo contrario

No obstante, algo está cambiando en nuestro entorno y las empresas han empezado a ver estas debilidades como espacios de mejora sin más en cualquier individuo, y por tanto le han quitado cierta importancia .

Entendemos entonces, que al preguntar por tus debilidades, en realidad lo buscan conocer, dar relevancia y valor es e tu capacidad de superación, al hecho en si de cómo te relacionas con la mejora continua, el espíritu de auto-crítica, la auto.realización, qué capacidad tienes para buscar soluciones, cómo eres de flexible o cuanto te interesan los objetivos y el desarrollo profesional, entre otros aspectos.

Y es que, como seres humanos,  todos somos humanos y tenemos defectos y áreas que mejorar. Como ningún candidato es. perfecto, los seleccionadores lo que buscan es evaluar qué debilidades son más compatibles con el cargo a cubrir. 

¿Qué debilidades decir y cómo hablar de ellas en una entrevista?

La mejor manera de responder a estas cuestiones es explicando una debilidad real (que previamente hayas identificado), pero explicando cómo estás trabajando o has trabajado en ella para mejorar y superarla. Eso sí, es muy importante que elijas una que no implique un área competencial fundamental para el puesto al que estás optando. Si por ejemplo, estas en proceso de selección de recepcionista,  no podrás decir que eres tímido y te cuesta hablar con los demás, porque habrás acabado con tus posibilidades.

Algunas debilidades que puedes mencionar en una entrevista:

    • Soy demasiado detallista, a veces me pierdo en los detalles
    • Me cuesta soltar los proyectos.
    • Me resulta difícil decir no
    • Me cuesta manejar el estrés.
    • Me cuesta pedir ayuda
    • Me cuesta delegar
    • Hay cierto tipo de personas con las que me cuesta trabajar.
    • A veces me siento inseguro ante personas de tal manera.
    • Soy algo introvertido 
    • Falta de concentración 
    • Me cuesta explicar mi punto de vista 
    • Soy algo impaciente 
    • Soy un poco cabezota 
    • Hablar en público Manejar la frustración
    • Me manejo regular dentro de un grupo de muchas personas

Transformar debilidades en fortalezas

Lo mejor que puedes hacer con una debilidad es convertirla en una fortaleza. El primer paso para lograrlo es identificarlas, después poner la intención de mejorarlas y por último esforzarte en trabajarlas.

A continuación explico algunos ejemplos de como después de trabajar en la mejora de una debilidad, puede convertirse en una fortaleza:

Ejemplos:

Era un poco tozuda de ideas y me costaba cambiar de opinión. Tras años de experiencia profesional me di cuenta que escuchando otros puntos de vista, veía y entendía razones de peso que yo misma no había contemplado. Darme cuenta de ello, hizo que poco a poco valorase y buscase otros puntos de vista, antes incluso de asegurarme el mío propio. Aunque sigo teniendo mis opiniones claras, me gusta adelantarme a conocer lo que otros piensan  antes de tomar la decisión definitiva.   

 

Tuve un jefe que me hizo ver lo mal que gestionaba el tiempo, que repercutía directamente en mi productividad. Tiempo después de terminar ese trabajo, decidí hacer un curso de esta materia y desde entonces me esforcé en ponerlo en práctica e ir mejorando. A día de hoy puedo asegurar que ha pasado a ser una mis grandes fortalezas. De hecho, actualmente yo misma formo a las personas de mi equipo para que sean productivas desde el principio. Estoy muy orgullosa de ello.

 

Siempre he sido muy tímido pero por circunstancias de la vida, en mis primeros años laborales tuve que aceptar un trabajo comercial. Lo pasé muy mal las primeras semanas. Me costaba mucho hablar con los potenciales clientes, lo cual tuvo una repercusión en mis primeros ingresos, pero por suerte tuve un gran jefe que me ayudó y enseño mucho, aunque tuve que esforzarme en ponerlo en práctica y empezar a ver resultados. Se me acabó dando tan bien que 6 meses después, estaba en el tercer puesto del ranking mensual del equipo. Y no solo eso. Aquello condicionó mi futuro laboral para desarrollar toda una carrera comercial de la que estoy orgulloso y disfruto. Quien iba a decirme a mi que las ventas llegarían a ser mi gran pasión.

Consejos finales a la hora de hablar de tus debilidades en una entrevista

A todos nos dan un poco de miedo o respeto abordar estos temas de nosotros mismos pero son inherentes al ser humano. Nada es tan grave, solo hay que darle un enfoque que pueda sonar bien al reclutador y le convenza que tienes mentalidad abierta, espíritu de mejora y de superación. 

Consejos:

  • Quítale importancia a las debilidades, todos las tenemos. Unos tenemos unas y otros tenemos otras diferentes pero ninguno nos libramos de ellas.
  • Elije una debilidad que creas has mejorado, superado o sepas como desarrollarla, expón como has conseguido superarlo y qué impacto positivo ha tenido en tu trabajo.
  • Si tienes poca experiencia laboral, piensa qué partes de ti, te dicen los demás con frecuencia que debes corregir. Piensa cómo podrías mejorar en esa área y cómo impactaría a futuro el haberla corregido. Explica que te has propuesto corregirlo porque es imporatnate para ti.
  • Trabaja bien esta respuesta para que vayas preparado a la entrevista y puedas comunicar con seguridad, naturalidad y convenzas.

 A por ello!!

Y tú, ¿qué debilidad has escogido? ¿La has convertido ya en una fortaleza? Cuéntanos tu experiencia en comentarios y suscríbete al blog.

 

Imagen de kaboompics en Pixabay

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!