En este momento estás viendo La ceguera de un curriculum. Utilidad del curriculum vitae

La ceguera de un curriculum. Utilidad del curriculum vitae

Una página, mejor dos, con foto, sin foto, por competencias, por funciones, …. Tantos estilos, como gustos y colores.

Probablemente escucharás una opinión diferente de cada profesional de RRHH con el que hables acerca de cómo debe ser el curriculum. Así que lo mejor que puedes hacer es crearlo como mejor te parezca a ti. Con el estilo y diseño que más y mejor identificado te sientas. Al menos, eso fue lo que hice yo después de comprobar la variedad de opciones  que no dejan de ser subjetivas de cada uno.

Dediqué muchas horas a confeccionar mi curriculum para tener documento adecuado según todo lo que iba leyendo y escuchando. Pero cuando di con el formato que me gustaba a mí y con el que me identificaba, de ahí no me moví. Ya podían decirme: deberías cambiar, poner, hacer  X ó Y.  No hice ni caso. A quien no le gustara, mala suerte. O buena suerte, como decía el cuento aquel.

¿Tiene tanta utilidad el curriculum hoy en día?

En mi opinión, un curriculum debería ser como una foto instantánea donde con un vistazo pudieras tener una idea del perfil profesional de la persona, sin excesivo detalle o profundidad.

Después están las entrevistas para ampliar información. Aunque ésta es solo una opinión más y para ampliarla diré que sólo es útil para un primer filtro. ¿Por qué? Porque es un documento plano, que sólo habla de dónde has estudiado qué y donde te has responsabilizado de qué, además de las competencias supuestamente adquiridas, para aquellos capaces de identificarlas.

El curriculum no define a la persona.

No transmite el potencial humano. No recoge la parte emocional ni la esencia de la persona. Se pierden los matices.

No habla de su personalidad, de donde pone la pasión, de qué es lo que le mueve, cual es su motor, de qué se le da bien por encima de todo, ni de aquello por lo que se dejaría la piel. Esto, independientemente de todas esas responsabilidades que haya llevado a cabo con más o menos éxito a lo largo de su vida profesional.

Y desde luego, un CV no dice nada de lo que la persona sería capaz de conseguir en las mejores circunstancias.

La ceguera del curriculum: lo que no dice de ti 

Tal y como expongo en varios de mis post: el CV no puede decir nada acerca de aquellas habilidades y competencias que no se han desarrollado. Bien porque no se haya dado la oportunidad de utilizarlas, o bien, y sobretodo, porque ni siquiera somos conscientes que las llevamos dentro.

Son rasgos personales ocultos a primera vista pero que un buen reclutador sería capaz de apreciar en una entrevista suficientemente profunda. A mí sólo me ha ocurrido una vez en la que un head hunter me hizo ver una capacidad mía que yo no había sido capaz de reconocer, pero que actualmente puedo verla con absoluta claridad.

Es en este punto donde el tema enlaza con el de otro post en el que hablo de los talentos ocultos que todos tenemos, aunque, como digo, no los hayamos identificado. Pero ahí están, dormidos y esperando ser descubiertos con el fin de explotar nuestro potencial.

Y es que no siempre es lo mismo lo que se nos da bien de manera natural, que lo que consta en nuestro haber profesional. Aunque éste último luzca brillante porque lo hayamos sacado adelante con éxito.

curriculum-antiguo

En resumen, el CV lo comparo con una antigua foto donde se puede ver a alguien en una imagen difusa sin que puedan apreciarse los detalles.

Menos mal que un día alguien creó Linkedin y provocó un salto cualitativo en nuestra foto profesional.

Linkedin, un gran escaparate profesional

Gracias a la aparición de Linkedin en nuestras vidas, se dio otra visión a la forma de presentar nuestra trayectoria profesional. Se crearon nuevos apartados (respecto al clásico CV), que te ofrecen la oportunidad de hablar de ti, de definirte más en profundidad. Puedes contar qué te gusta y cuales son tus intereses.  Puedes enlazar otros estudios o proyectos realizados que quieras que se conozcan, etc.

Sin mencionar lo que para mi es una de las grandes ventajas de esta red: poder conectar con cualquier profesional de tu sector, de la competencia, de tu país o de cualquier parte del mundo.

Podemos resumir que el perfil de linkedin te ofrece una grandísima oportunidad para venderte. Aquí si puedes definirte y transmitir tu esencia de alguna manera Ahora bien, tienes que saber hacerlo, porque para bien y para mal, el perfil de linedin es un escaparate a la vista de cualquiera a sólo un golpe de click.

No obstante, con todas las características mencionadas, tal vez, la ventaja más destacable de linkedin es el hecho de contar siempre con información actualizada. La información de un curriculum enviado queda obsoleta. El perfil de linkedin, no.

Podemos afirmar con certeza que Linkedin sí es una herramienta de valor y utilidad, muy lejos de nuestro viejo amigo curriculum. Nos fue útil durante mucho tiempo, pero como todo, va quedándose obsoleto y casi a las puertas de una próxima jubilación. La generación digital (linkedin), viene apretando fuerte. Seguirá evolucionando y acabará desterrando al CV. En breve nos despediremos de él para dejarle pasar a mejor vida.

Sin embargo, a pesar de todo esto, no deja de sorprenderme que reclutadores sigan pidiéndote el curriculum, incluso cuando te inscribes en una oferta de empleo a través de Linkedin. ¿Para qué necesitan un documento existiendo la red interactiva con diferentes recursos e información actualizada y en tiempo real?

¿No es un ejemplo más de lo anticuado de nuestro mercado laboral?

Puedes seguir leyendo acerca del curriculum en este otro post donde analizo el contenido de un curriculum.

Deja tus comentarios más abajo y suscríbete!!

 

Imágenes e Louis, Gerd Altmann y Mediamodifier en Pixabay

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!