En este momento estás viendo Por qué no se cubren muchos empleos que demandan las empresas

Por qué no se cubren muchos empleos que demandan las empresas

El hecho de que no se cubran muchos puestos en España es una realidad, pero no será por falta de talento, como se dice en tantas ocasiones.  Voy a analizar el problema desde otro punto de vista.

De manera objetiva podemos empezar diciendo que existe una asignatura pendiente en el ámbito educativo de nuestro país. En la actualidad, existe una necesidad imperiosa de actualizar la formación profesional de grado superior para poder cubrir la demanda actual del mercado laboral y la demanda de la propia sociedad. De esta manera podría reducirse la brecha entre la oferta educativa y las necesidades de las empresas y el mercado.

De manera más subjetiva y en contra de lo que he leído en varias ocasiones, no creo que el problema radique en la continua afirmación de que en España no hay talento suficiente para cubrir la demanda de empleo existente.

Empleos que no se cubren en España. Nuestros talentos

Tal y cómo decía en el post de el perfil profesional buscado, creo que en nuestro país hay mucho talento. Aunque tal vez podríamos definirlo como talento latente o talento en bruto, que necesita desarrollarse para ser aplicado de forma concreta.

Sin embargo, lo que ocurre es que la mayoría de empresas en nuestro país no hacen por ir más allá de lo que ven a primera vista en las personas que entrevistan. Y peor aún, tampoco lo hacen con las personas que trabajan dentro de sus organizaciones. No se preocupan por conocer el potencial de las personas más allá de los cargos que ocupen en la actualidad o que hayan ocupado en el pasado. Por tanto, se pierden muchas oportunidades de posibles éxitos futuros.

Los españoles, solamente por nuestro clima y estilo de vida, somos personas extrovertidas, con capacidad para relacionarlos de manera natural y estos rasgos son una muy buena base de habilidades comerciales, por ejemplo. Sin embargo el otro día leía que muchos de los puestos que quedan sin cubrirse en España, son comerciales. ¿Cómo es posible?

Creo que una de las causas puede deberse a una mala imagen que se han ganado los comerciales en general por no aplicar siempre unas buenas practicas de actuación. Pero también me puedo imaginar que esto es debido a causas como que el candidato no viene del sector, tiene las habilidades y  parte de la experiencia pero no tiene la experiencia y conocimientos que desearían para determinado mercado.  Le faltan ese tipo de conocimientos que pueden aprenderse fácilmente en un corto espacio de tiempo, pero que a nuestras empresas les parece tan grave.

Digamos entonces que el problema se resume a que no existe el candidato a la medida que creen como perfecta para un puesto en particular.

Empleos que no se cubren: talentos ocultos.

Todos y cada uno de nosotros tenemos talentos que no conocemos y que por tanto, no hemos utilizado, al menos, de manera consciente. El motivo es que no se han dado las circunstancias que permitieran sacarlos a la luz, y por ende, tampoco la oportunidad para desarrollarlos.

talentos ocultos

En particular, los españoles tenemos esa «picaresca» que nos hace ser muy vivos, listos, espabilados, capaces de desenvolvernos en cualquier situación y encontrar soluciones de manera ágil. Tenemos un gran ingenio. Sólo hay que ver los memes que se publican en nada de tiempo, tras saltar una noticia a los medios. Y recuerdo que, al menos hace años, nuestros publicistas ganaban innumerables premios internacionales, por poner otro ejemplo.

Éstas son algunas de las características que tenemos como sociedad y que forman una muy buena base potencial a desarrollar para un perfil profesional. Pero aquí nos encontramos con la mentalidad de las empresas españolas a la hora de encontrar el talento que buscan. En muchas ocasiones aunque lo tengan  delante, no serían capaces de reconocerlo.

Por esta visión limitada, podríamos decir que tal vez el problema radique en que nuestras empresas no saben identificar el talento, dicen que no lo hay y en consecuencia, muchos puestos quedan vacantes.

Tal vez sea que las organizaciones empresariales no saben buscar el talento, y por tanto, encontrarlo. Así que culpan al vecino de enfrente.

Por qué tantos empleos que no se cubren

 1. Falta de hábito social en el desarrollo personal

Una de las causas es que nuestra sociedad (aunque eso está cambiando cada vez más), no nos ha abierto el camino hacia el desarrollo personal. No nos ha enseñado cómo conocernos mejor a nosotros mismos, a analizarnos, a sacar nuestro potencial para consecuentes beneficios en muchos aspectos de nuestra vida. Solo lo hemos hecho o nos hemos asomado tímidamente, cuando una adversidad vivida nos ha empujado a hacerlo. Algo que suele ocurrir pasados los cuarenta. Una edad algo peligrosa para re-inventarnos profesionalmente, al menos en España.

Si nuestra sociedad, incluso nuestro sistema educativo, en los colegios cuando estamos forjando nuestro carácter y personalidad, nos educara para relacionarnos de manera natural con la psicología, podríamos identificar mejor nuestros talentos y desarrollarlos para nuestro éxito personal o profesional. Pero esto no es algo que interese a quienes nos gobiernan, ya que ellos prefieren una sociedad adoctrinada, adormecida y dirigida a ciertos estándares. El conocimiento es poder y el desarrollo personal te lleva al empoderamiento individual. Y de esto, cada vez hay más.

En España tenemos una mala imagen de las personas que acuden a un psicólogo. Lo asociamos con estar un poco locos o  tener alguna tara, ¡como si el resto no las tuviéramos! Sin embargo, todos y cada uno de nosotros deberíamos hacerlo. Un psicólogo o un coach ayuda a gestionar aquellas circunstancias que no vivimos como gratificantes. Porque no siempre sabemos gestionarlas de manera adecuada, aunque las hayamos podido gestionar de alguna manera.

Del mismo modo que vamos a un médico especialista cuando nos duele algo, no tenemos el hábito social de consultar a un coach, para disponer de las herramientas adecuadas a la hora de afrontar aquello que no nos permite rendir al cien por cien.

En conclusión, si hubiéramos tenido la ocasión de trabajar en nosotros mismos y conocernos mejor, podríamos lograr más éxito profesional mediante el desarrollo de nuestras habilidades y talentos innatos.

Antes de terminar este primer motivo, quisiera añadir alguna reflexión más:

  • Según linkedin noticias, alrededor de un 34% de universitarios dejan la carrera el primer año. El hecho de no saber qué queremos, qué nos gusta o qué se nos da bien, hace que nos dejemos influir por el entorno a la hora de escoger nuestro futuro.
  • ¿Cuánta gente pasados los cuarenta no abandona sus respectivas carreras profesionales para dedicarse a una recién descubierta pasión? ¿Y aquellos que cuando han alcanzado ese cargo de responsabilidad que tanto anhelaban, se dan cuenta que, no solo nos les llena, si no que, además les hace sentir vacíos? Cuantos son los que aguantan en un cargo que detestan, a costa de su salud, con tal de  mantener su nivel de vida y estatus social? La respuesta en todos los casos es: ¡muchos!

Todo porque no nos enseñaron a tomar la vía rápida para alcanzar el éxito y la felicidad haciendo lo que mejor se nos da y más nos llena.

2. En España no se evalúa el talento de los empleados

Otra de las causas, como introducía al principio del post, es que la mayoría de empresas en España no se preocupan de analizar y evaluar el potencial de sus empleados, así que se pierden muchos tesoros.

Tal vez, tengan entre sus empleados ese perfil profesional que buscan. Tal vez ese empelado es el candidato que más éxito podría reportarles, pero nunca lo sabrán.

Del mismo modo que las grandes y medianas empresas utilizan pruebas psicotécnicas para avaluar a candidatos, ¿por qué no hacen lo mismo para conocer los talentos y habilidades de sus empleados? Tal vez tengan entre sus filas al próximo Bill Gates o Steve Jobs.

Identificando esos talentos y habilidades del conjunto de empleados, podrían ponerse los medios para desarrollarlos de modo que puedan serles útiles para nuevos proyectos o responsabilidades dentro de la organización. Pero aquí entramos en la siguiente causa que afecta directamente al tema que nos ocupa.

3. Falta de formación a los empleados

Si las empresas tuvieran una cultura de formación continua, descubrirían mucho potencial en sus empleados y talento oculto para desempeñar nuevas responsabilidades. Si se formase a gran parte de los empleados en ciertas habilidades, tal vez los mandos directivos se llevarían alguna grata sorpresa.

Las empresas más avanzadas (en cuanto a cultura organizacional), crean foros internos de nuevas ideas donde cualquier empleado puede participar para la construcción o desarrollo de nuevos productos o servicios. Y es aquí donde, en muchas ocasiones, se llevan grandes sorpresas respecto al cargo del empleado que aporta la idea más brillante.

Esto es así porque, más allá del talento que cada cual podemos tener, todos somos producto de nuestras propias circunstancias. Quiero decir que todos hemos crecido en un entorno familiar o social que ha condicionado nuestra formación y desarrollo en materia profesional. En muchos casos, no hemos podido estudiar lo que queríamos o vivir o trabajar donde hubiésemos querido debido a esas circunstancias. En base a ello habremos desempañado un tipo de trabajos u otros, pero nuestro potencial y nuestros talentos innatos siguen ahí, intactos. Esperando a ser descubiertos.

Solución a empleos que no se cubren: Innovación en la selección de personal

Como consecuencia del crecimiento de internet y la irrupción de las metodologías de innovación, en el mundo digital podemos encontrar foros de innovación abierta. Son creados por empresas en busca de ideas brillantes. Y esto ocurre precisamente porque tal empresa es consciente del potencial creativo que hay ahí fuera, en las personas de a pie. 

Y así es como surge una nueva forma de selección de candidatos. Esa persona completamente ajena a la organización, que ha aportado una idea brillante y contribuido al desarrollo de un producto o servicio, será firme candidato a ocupar un puesto en tal organización.

¡Me encanta! Esto es uno de los hechos que más me gusta del mundo digital. Esa capacidad de conectar, personas desconocidas, ideas, proyectos, profesionales y empresas.

Para finalizar este post, sólo me queda dejar una conclusión a la que hago referencia en tantas ocasiones. Esta es una de las grandes carencias de nuestro mercado laboral y se produce por la mentalidad limitada de la mayoría de nuestras empresas.

Si no se cubren muchos puestos de trabajo en nuestro país, es porque claramente algo estamos haciendo mal.  ¿No será que no sabemos buscar el talento que necesitamos? Lo digo porque a mi parecer talento hay de sobra. Pero también se tienen que dar las circunstancias para que ese talento aflore.

La empresa que de verdad tenga interés por encontrarlo, debería propiciar las circunstancias adecuadas, facilitarse los medios y recursos necesarios para que ese talento pueda salir a la luz.

Si algo de todo esto a lo que hago referencia, pudiera ponerse en práctica, me gustaría comprobar en qué medida cambiarían esas cifras de puestos que quedan sin cubrirse en nuestro país.

Y tú, ¿qué opinas de estos temas? ¿EStás de acuerdo, o tienes otra opinión al respecto? si es así, ¿quieres compartirla?

Deja tus comentarios más abajo y suscríbete!

 

Imágenes de Gerd Altmann y Ryan McGuire en Pixabay,

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!