En este momento estás viendo La entrevista final en un proceso de selección

La entrevista final en un proceso de selección

Si has llegado hasta aquí: ¡enhorabuena! Estás en la recta final del proceso, lo cual es una muy buena noticia pero también genera más nervios, dudas y tensión por ser el momento donde más a conciencia van a evaluarte para decidir si eres el candidato adecuado para ocupar el puesto. Por ello, en este artículo te daremos toda la información que necesitas saber para que vayas preparado y afrontes el reto con seguridad.

Por qué y para qué sirve la entrevista final

La entrevista final tiene como objetivo identificar al candidato que se comportará mejor a largo plazo en el ejercicio del puesto. La empresa debe asegurarse que eligen a la persona que, además de contar con los conocimientos y la experiencia necesarios, comprenden y comparten los ideales y valores de la organización.

Los candidatos que han llegado a esta fase del proceso de contratación claramente están cualificados para el puesto. Pero no es suficiente que «hagan el trabajo», sino que también deben tener capacidad para desenvolverse adecuadamente, para aportar ideas innovadoras, trabajar bien en equipo, en definitiva, que contribuyan al desarrollo y éxito de la organización.

¿Cómo superar la entrevista final?

Me encantaría tener la barita mágica para darte la clave que te asegurara superar la entrevista final de tu proceso de selección y asegurarte el puesto, pero nadie puede asegurarte algo así sin mentirte. La verdad es que nada puede asegurarte que lo conseguirás, pero lo que sí puedes hacer es prepararte para que hagas todo lo posible por hacer tu entrevista de forma brillante.

Como siempre digo, tu labor es hacer todo lo que esté en tu mano. Esto es trabajar y prepararte bien la entrevista. En una entrevista de trabajo podemos actuar sobre aquellas variables que dependen de nosotros, como es ir preparados. Luego, existen otras variables, que son las que quedan del lado de la empresa y sobre las que no podemos actuar.

La empresa busca en el candidato determinados detalles que no conocemos, porque ni en la descripción de la oferta de empleo ni en la propia entrevista se da toda la información. Lo más probable es que en esta etapa final del proceso estén decidiendo entre tú y unos dos candidatos más y no podemos conocer contra quien competimos, qué fortalezas o puntos fuertes tienen en comparación contigo y cómo la empresa valorará esa diversidad de aptitudes. Y es en esta parte de incertidumbre, sobre la que no podemos actuar.

Así que nuestra labor es llevar muy bien preparado “lo nuestro”, saber vendernos en relación al puesto, salir satisfechos del trabajo realizado y con mentalidad positiva, confiar. Lo demás no depende de nosotros.

¿Sobre qué podemos actuar?

Preparar la entrevista final

Como en cualquier entrevista, debemos prepararnos para argumentar por qué somos el mejor candidato para asumir el rol y obtener resultados. Transmitir que nos adaptamos rápido, que conocemos mercado en cuestión y sabemos muy bien lo que hay que hacer. Algunas claves:

  • Muestra mucha seguridad y confianza
  • Siempre se coherente
  • Preparar el lenguaje no verbal y el modo de expresarte
  • Lleva preparado y muy bien argumentado tus puntos fuertes como profesional en general, y para este rol, en particular: experiencia relacionada, fortalezas, habilidades y actitudes.
  • Explica de qué forma te identificas con la empresa y sus valores
  • Trata de investigar algo de la empresa que te sirva para hablar de ello en la entrevista aportando algún comentario de valor al hecho en sí que sirva para vender tus capacidades.

Errores a evitar en la entrevista final

    • Improvisar

No preparar una entrevista es grave error. Hará que no sepas responder adecuadamente a alguna de las cuestiones que te planteen y arriesgarás el resultado final.

    • Demostrar inseguridad

Prepararte la entrevista con antelación te ayudará a transmitir el mensaje con mayor seguridad y serás más convincente.

    • Criticar tu empleo anterior, tu jefe o compañeros

No caigas en esto. Ante cualquier mala experiencia pasada, no hables de ello o si lo haces que sea de forma respetuosa y profesional y siempre exponiendo la parte positiva que aprendiste.

    • No conocer detalles de la empresa 
    • No saber responder a alguna de las preguntas 
    • Llegar tarde
    • No hacer preguntas relevantes o hacer las que no debes

Hacer preguntas relacionadas con el puesto es parte de tu trabajo en la entrevista. Así que haz preguntas de valor relacionadas con los objetivos, el departamento, el equipo, organigrama, etc. Demostrarás interés y profesionalidad. Te dejo algunos ejemplos de lo que debes y no debes preguntar:

      • ¿Qué oportunidades de desarrollo ofrece la empresa?
      • ¿Qué retos afronta el departamento?
      • ¿Cuál es organigrama del departamento?
      • ¿Por qué quedó vacante este puesto?
      • ¿Cómo está organizado el equipo?
      • ¿Qué es lo que más valoráis a la hora de seleccionar al candidato ideal para este puesto?

No debes preguntar cosas como: preguntar acerca del horario, las vacaciones, tiempo de descanso o comida, etc. Demostrarías que no tienes interés por el trabajo en sí

Ejemplos de preguntas en una entrevista final

En la entrevista final, al empresa debe ahondar en el perfil del candidato más allá de lo que se ve a primera vista para seleccionar al candidato que, más allá de sus cualificaciones, pueda resolver mejor los requerimientos del puesto con todas sus particularidades. Así que es momento de entrar en detalles más precisos, preguntando cosas como:

  • ¿Por qué te interesa trabajar en esta empresa?
  • ¿Cómo te gustaría progresar dentro de la empresa en caso de ser contratado? Donde te ves dentro de 5 años dentro de la organización?
  • ¿Cómo crees que solventarías tal problema?
  • ¿Cuál ha sido tu mayor error o fracaso en el ámbito profesional? ¿Cómo lo resolviste? ¿Cómo te afectó?¿Qué aprendiste de ello?
  • ¿Cómo actuarías si se diera X  situación dentro de tu equipo?
  • ¿Cómo actuarías en tal o cual situación de conflicto?
  • ¿Cómo has resuelto en el pasado una situación de estrés de este tipo?
  • Qué experiencia tienes en _____?
  • La situación del departamento es X y tiene tales retos para lograr los objetivos. ¿Qué tipo de plan de actuación llevarías a cabo? ¿Por dónde empezarías??

 

Ahora ya conoces cómo afrontar la entrevista final. Solo tienes que prepararte y tener confianza en ti. Nada más y nada menos, así que, ¡a por ello!

Y tú, ¿has pasado ya por alguna entrevista final? ¿La superaste con éxito? Si es así tienes experiencia y puedes contárnosla en comentarios. Adelante!

 

Imagen de Geralt en Pixabay

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!