En este momento estás viendo Miedo a cambiar de trabajo. Cómo afrontarlo.

Miedo a cambiar de trabajo. Cómo afrontarlo.

Cambiar de empleo es algo habitual en nuestros días. Ya no existe el antiguo concepto de “un trabajo para toda la vida”. Y como todo cambio, nos produce inquietud e inseguridad por lo que pueda pasar en el futuro.

Sentir miedo ante lo desconocido es lógico en la condición humana y además, es necesario. El problema surge cuando permitimos que ese miedo nos paralice y nos impida actuar o avanzar en cualquier situación de nuestra vida.

Precisamente porque el miedo forma parte de nuestra existencia hay que aceptarlo como un compañero de viaje, quitándole importancia y sobretodo, poder.

¿Por qué da tanto miedo cambiar de trabajo?

El miedo al cambio  surge como respuesta natural ante una situación de riesgo e incertidumbre.

Cambiar de trabajo supone un riesgo real porque no sabemos a donde puede llevarnos esa decisión ni lo que nos puede deparar el futuro.

En el trabajo  pasamos  gran parte de nuestra vida. De ello dependen nuestros ingresos y calidad de vida. Un cambio de trabajo puede alterar nuestro status quo y por ello, el temor a que algo salga mal, entra en escena. El problema surge cuando, tras entrar, acapara la escena por completo, le entregamos el poder, toma el control y nos inmoviliza.

Este miedo puede provocar que ni siquiera intentemos buscar otro trabajo y nos quedemos estancados donde no queremos estar. Lo cual puede resultar muy perjudicial para nuestra salud a largo plazo.

Miedo a “no dar la talla” en un cambio de trabajo

Gran parte del miedo a cambiar de trabajo viene dado por el miedo a que no hagamos bien el nuevo trabajo y no estemos a la altura de las nuevas responsabilidades. Pero esto tiene más que ver con nuestras inseguridades que con la propia realidad.

La inseguridad que nos genera la situación de no dar la talla, habla de la falta de confianza en nosotros mismos, de una autoestima tocada y del famoso síndrome del impostor que nos boicotea para no dejarnos actuar e ir en la dirección que queremos. De ello hablaremos más adelante. 

Cómo perder el miedo a cambiar de trabajo

Para esquivar el miedo es importante cambiar la percepción de la situación y recordar que “nada permanece y todo cambia”. Todo tiene un principio y un final. Y los trabajos también.

Las personas evolucionamos y cambiamos, las empresas, organizaciones y sus necesidades  también, y como consecuencia, los puestos de trabajo también lo hacen. Forma parte del curso natural de las cosas.

Te pongo un ejemplo muy de nuestros días, para que reflexiones unos segundos:

Dicen que los Millenials cambiarán de media, unas 10 veces de trabajo a lo largo de sus vidas.  

¿Cómo te suena eso?  ¿Cómo se te queda el cuerpo de pensar que fueras tú quien tuviera que afrontar tanto cambio?

Pues ponte en ese lugar y actúa como si tuvieras que hacerlo. Te vendrá bien! Simplemente tienes que pensar que puedes hacerlo y podrás! Al final, la propia vida es un reto y aquí estamos ¿no te parece?

Este proceso de cambio de percepción no resulta sencillo debido a que nos enfrenta con una realidad desagradable que preferimos evitar a toda costa: nuestra capacidad para afrontar nuestras inseguridades, asumir retos y salir de nuestra zona de confort. Sin embargo, cuando logramos superar esa barrera empezamos a ver nuevas posibilidades que pueden llevarnos a lugares y sensaciones más positivas.

Consejos para superar el miedo a cambiar de trabajo

El miedo a cambiar de trabajo no nos debe paralizar.  Como humanos, contamos con herramientas para afrontar la situación, adaptarnos, superarlo y tener éxito en el camino. Por ello, quiero dejarte unos consejos:

    1. Recuerda que el cambio es el proceso natural de la vida

Todo es cambio. A él, todo y todos estamos sujetos. La vida nos los trae sin previo aviso, nos gusten o no, queramos o no.

    1. Quítale importancia al miedo

Sentir miedo no es una debilidad, sino una reacción natural. Se trata de una alerta que salta ante un peligro, aunque éste no sea real sino creado por nuestra imaginación. Así que acéptalo como compañero de viaje, porque siempre irá contigo allá donde vayas.

    1. Trabaja la confianza en ti mismo

Autoevalúate. Un análisis de autoconocimiento es fundamental para darte valor.  Ganarás confianza y seguridad. Y como nos cuesta identificar nuestro verdadero potencial, puedes preguntar  a personas de confianza de tu entorno, en qué creen que eres bueno y fíjate especialmente en aquello que  más repitan.

    1. Controlar los pensamientos catastrofistas

Por lo general, el miedo suele provocar estados de ansiedad provocados por pensamientos con los peores escenarios posibles. Lo único que tenemos que hacer es pararlos, quitarles poder y contrarrestarlos con otros positivos de situaciones de éxito.

    1. Ten presente tu valor

Valórate. Recuerda tus logros y capacidades y tenlos siempre presentes para ir ganando seguridad.  Y recuérdatelo todos los días si es necesario.

    1. Mantén un dialogo interior positivo

Es muy importante la conversación que tenemos con nosotros mismos cuando las dificultades aparecen. De ello dependerá que nos empoderemos ante el proceso de cambio o que nos sintamos pequeños.  Para quitar poder al miedo debes decirte y pensar que todo irá bien, que eres más que capaz de encontrar lo que deseas, sacar tu mejor versión y hacer una labor brillante.

    1. Prepárate y planifica el proceso

Prepárate para afrontar el proceso porque te puede llevar tiempo encontrar lo que quieres. Planifica escenarios realistas para estar preparado y si puedes, crea un plan de acción con tiempos, objetivos y líneas de actuación.

Después de esto, ya estarás en pleno proceso de búsqueda de nuevos retos profesionales.

A estas alturas que ya has perdido el miedo a cambiar de trabajo y te has decidido a dar el salto, quiero recomendarte que leas el post acerca de cómo cambiar de trabajo . Te apoyará en tu viaje y te ayudará a extender tus alas.

También te aconsejo leer estos post relacionados:

Y también te  dejo mi consejo final:

No te conformes con lo que no quieres ni te apalanques donde no quieres estar. Aparta el miedo y sal a buscar lo que sientas que debes hacer.

Puede llevarte tiempo lograrlo pero si lo tienes claro y te lo puedes permitir, hazlo!  Tarde o temprano encontrarás el empleo que buscas y mereces. Pero, eso sí, hazlo con cabeza! Cuantifica los riesgo antes de decidir, seguro que tomarás la decisión acertada!

Y tú, ¿has pasado ya por este tipo de experiencia? ¿Pudiste apartar al miedo? 

Cuéntanos tu experiencia en comentarios y suscríbete!

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!