En este momento estás viendo No continuas en el proceso de selección. Qué hacer si fuiste rechazado.

No continuas en el proceso de selección. Qué hacer si fuiste rechazado.

Cuando nos inscribimos a una oferta de empleo, ya sabemos que vamos a competir con otros candidatos tan válidos como nosotros. Por lo que debemos entender que tenemos un número limitado de posibilidades. Tantas como la probabilidad resultante de uno entre el número total de postulantes.

¿Por qué no fui seleccionado?

Normalmente, las ofertas de empleo muestran el número de solicitudes recibidas para ese puesto y suelen ser muchas. A veces cientos. Por tanto, la probabilidad de ser elegido puede resumirse a 0,0025, por poner como ejemplo en el caso de 400 personas inscritas. Con esto, lo que trato de decir, es que desde el mismo momento que enviamos nuestra solicitud, sabemos que la probabilidad de ser elegido es escasa.

Todo dependerá de cuanto cumplamos con el perfil buscado y descrito en la oferta. Son muchos los casos en los que sabemos que no cumplimos con todos los requisitos pero pensamos: bah! Nunca se sabe! Por si suena la flauta. Lo sabemos. Entonces, no nos llevemos a engaño.

Bien es verdad, que también son muchas las ocasiones que consideramos que encajamos muy bien en el perfil descrito, pero aun así, hay otros muchos candidatos compitiendo por el mismo puesto y con perfiles similares.  Por tanto, debemos partir de la base que no es tan fácil ser “elegid@” entre tantos

Igualmente,  también es verdad, y ahora hablo de mi propia experiencia, que en ocasiones, más que identificarnos muy bien con el perfil buscado, nos encanta el rol descrito o la empresa.  Cumplimos con parte del perfil (no con todo),  y nos sentimos capaces de ejercer la responsabilidad, pero el reclutador busca certeza en candidatos que demuestren más competencia para cumplir la misión.

En conclusión:

Postularte para un puesto de trabajo y no conseguirlo es una posibilidad que forma parte de cualquier proceso de búsqueda de empleo.  Debemos tenerlo presente desde el principio y en cada proceso que participemos.

Cómo reaccionar si no continuas en el proceso de selección

¿Te ha ocurrido alguna vez? No te desanimes! Esto no determina tu futuro y no eres peor por ser descartado en un proceso en particular, del mismo modo que tampoco eres más bueno que otros en el caso que te hayan elegido.

Los reclutadores buscan un perfil profesional que encaje perfectamente en el molde que han creado en base a sus  necesidades. Es su molde. Nada más. Así que si no encajas en él, solo significa que ese no es para ti y tienes que seguir buscando aquel en el que mejor encajes. El tuyo.

Por tanto, el mensaje que quiero transmitir es éste: normaliza los posibles rechazos, ya que te ocurrirán con frecuencia. Y es que saber reaccionar de forma adecuada ante estas situaciones es fundamental para seguir adelante y lo mejor que puedes hacer es tomarlo como un aprendizaje y parte necesaria del camino. 

La frustración de ser rechazado

La emoción más común ante este tipo de circunstancia es la frustración.  Emoción  que no resulta nada fácil de gestionar. Más aún cuando hemos recibido muchos noes en puestos o procesos que nos hacían especial ilusión.

Ser rechazados tras una entrevista resulta doloroso, pero lo mejor que podemos hacer, por nuestro propio bien, es tomarlo de forma positiva, reponernos y tratar de aprender algo que nos sirva como experiencia para el futuro.

Aprender a gestionar esa frustración frente al fracaso (más aún cuando se trata de fracasos puntuales) y hacerlo de forma constructiva nos hará crecer tanto personal como profesionalmente y nos preparará para seguir adelante.

En general, ante cualquier preocupación, miedo o decepción que sentimos en la vida, debemos distinguir entre aquellos aspectos sobre los cuales podemos actuar y aquellos que escapan a nuestro control.

  • Sobre los que sí podemos actuar debemos analizar  qué mejoras podemos implementar para continuar.
  • Por el contrario, debemos despreocuparnos de los quedan fuera de nuestro alcance.

Así pues, con cada caso de rechazo por entrevista, debemos reflexionar sobre los factores que hayan podido influir o ser  causa directa del rechazo para quitarle importancia y hacerlo mejor de cara a futuras entrevistas. Esta es la mejor forma de afrontarlo.

¿Debo responder al mensaje de rechazo?

Luego está la cuestión de si responder o no al mensaje de un reclutador y como hacerlo. Cuando te comunica que no has sido seleccionado para continuar dentro del proceso. Igualmente en este caso, es fundamental actuar de forma adecuada y para ello te invito que leas estos otros post del blog:

Motivos por los que se rechazan candidaturas. Descarte de candidatos

Como hemos dicho anteriormente, ante un «no» en un proceso de selección, podemos reaccionar tratando de aprender y una forma de hacerlo es pidiendo feed-back al entrevistador. Pero aquí, tenemos que estar preparados para recibir una respuesta que no nos guste. Tendremos que ser objetivos a la hora de procesar el feed-back sin tomarlo de forma personal. Además, de la respuesta que puedan darnos, debemos tener en cuenta que una parte de esta, es subjetiva al equipo de selección. 

Por mi parte, a no ser crea que cumpliera con todos los requisitos, yo no busco feed-back. Simplemente entiendo que no soy el perfil que buscan y ya está! A por el siguiente. 

También podemos hacer un ejercicio de auto-reflexión honesta. ¿Cumplía realmente con todos los requisitos? ¿Tengo la experiencia necesaria?

No obstante aquí te dejo una lista de los motivos más comunes por los que los reclutadores rechazan candidatos:

    • No has personalizado bien el CV
    • No tienes la formación necesaria
    • No consideran que tienes suficiente experiencia para asumir el rol
    • No tienes conocimientos o experiencia en el sector
    • No tienes la cualificación técnica requerida
    • Estás sobre-cualificado
    • Tu salario o expectativas salariales son muy alt@s
    • No han visto en ti la actitud necesaria
    • No tienes el nivel de idiomas necesario
    • No ha habido feeling, aunque esto suele ser un motivo adicional a otro principal

Pero el gran motivo suele ser que hay alguien que cumple mejor el perfil y encaja mejor que yo en «el molde».

Una vez más, quiero darte  2 consejos sobre los aspectos que puedes actuar de cara a un proceso de selección:

Personaliza tu curriculum a los requisitos de la oferta de empleo

Asegúrate de tener una adecuada presencia digital, especialmente en linkedin.

Otros motivos por los que no continuas en el proceso de selección

Según un estudio de Adecco, alrededor de un 62,5% de las empresas reconoce haber dejado un puesto sin cubrir por no encontrar el candidato adecuado.

Otras veces un proceso de selección no se cierra con éxito y no por causa de los postulantes, sino por motivos particulares de la propia empresa, como los siguientes:

    • porque cambian los criterios de búsqueda durante el proceso
    • cambian las necesidades del puesto o proyecto
    • cambia la estrategia de la empresa
    • por restricciones presupuestarias
    • o simplemente porque lo cubren con un empleado.

Así que, si en esta ocasión te rechazaron, después de analizar posibles causas de las que aprender algo, no te bloquees ni te quedes estancado en la frustración y sencillamente ve direct@ a por la siguiente oferta de empleo!

En algún lugar hay una silla vacía que lleva tu nombre y te está esperando!!

¿Y tu ¿has pasado por algo así? ¿Cómo reaccionaste?

Deja tus comentarios y suscríbete!

 

Imagen de lukasbieri en pixabay

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!