En este momento estás viendo Quedar fuera de un proceso de selección por venir de otro sector laboral

Quedar fuera de un proceso de selección por venir de otro sector laboral

La mayoría de empresas en España quieren incorporar un candidato que conozca muy bien su mercado porque consideran que esto es una ventaja competitiva. También por el tiempo de formación y adaptación que se ahorran. No piensan en el beneficio que puede aportar a la larga alguien con ideas y experiencias de otros sectores.

Esto no ocurre tanto en determinados cargos que no tienen vinculación directa con el desarrollo del negocio, como pueden ser los financieros, administrativos o de informática, por ejemplo. Pero sí ocurre especialmente en puestos de marketing y ventas.

Si tu experiencia profesional no la has desarrollado en el mismo sector de la empresa que ofrece el puesto, como no tengas experiencia en una empresa gemela a ésta, como no hayas tenido una responsabilidad absolutamente similar a la que ofrecen, tendrás muy poco recorrido en ese proceso de selección.

En un cambio de sector laboral ¿se valoran las competencias?

No importa si tienes competencias y talentos suficientes para el cargo. Como no seas un clon de la persona que ocupaba el asiento ahora vacante, no valorarán tu experiencia lo suficiente y se fijarán en aquellos que creen que desempeñarán mejor su función por venir de una empresa de la competencia.

Aunque a veces lo olviden las empresas y reclutadores, existe algo conocido por todos llamado competencias, (valoradas en muchas ocasiones de forma superficial o interesada), por las cuales si eres bueno en algo, lo serás en cualquier circunstancia.

Porque el sector se aprende, la cultura, el modus operandi de la empresa o el producto, se aprende. Lo que no se aprende tan fácilmente para aplicarlo en el corto plazo es el talento. Ese otro algo tan importante, que se tiene o no se tiene. Que se puede desarrollar pero lleva su tiempo. Y el talento, en general,  es aplicable en cualquier sector.

Este es uno de los agujeros negros de nuestro mercado laboral. Una de las principales causas que lo hace rígido, estático, limitado y arcaico. Disculpas a quien se ofenda.

Lo mismo pasa cuando, por circunstancias de la vida y como hablo en otro post, hayas tenido que realizar temporalmente algunos trabajos fuera de tu ámbito profesional. Si por ejemplo cuentas con un título de derecho y trabajaste unos meses en una tienda o restaurante, te restará puntos en una entrevista para incorporarte al mundo corporativo.

Cambiar de sector laboral en otros mercados

Yo admiro el mercado anglosajón, en especial el americano, porque suele valorar las competencias por encima de todo lo demás.

Allí valoran que tengas diferentes experiencia, que hayas cambiado de empresas o que hayas tenido que afrontar diferentes responsabilidades. Son mucho más abiertos de mente frente a un perfil profesional.

Por ejemplo, no les llamará la atención que en algún momento de tu vida hayas tenido un periodo sabático. Y si has tenido el valor de interrumpir tu actividad profesional para recorrer mundo con una mochila, les parecerá enriquecedor. Porque tienes que enfrentarte a nuevos retos y vives otro tipo de experiencias que te desarrollan como persona. Habrá que preguntar a los australianos que cogen periodos sabáticos de forma habitual y frecuente.

bagage personal 2

También ven como positivo que te hayas re-inventado. Y si ha sido en varias ocasiones, mejor. Que hayas probado diferentes cosas, que hayas emprendido y que hayas fracasado (cuanto más, mejor). Y no importa que hayas tomado varios caminos para seguir adelante. Porque cuanto más hayas vivido y más fracasado, más habrás aprendido. Al menos sabrás lo que no hay que hacer.

Ese bagaje tiene un valor. Y más nos valdría aprender algo de esta visión. Porque los americanos saben como nadie traducir a ventajas cualquier tipo de experiencia profesional y cómo sacarle partido. Conozco personas que en la actualidad ocupan cargos en empresas americanas, con responsabilidades que no habían desempeñado antes y en empresas y sectores completamente diferentes a los que constaban en su trayectoria. ¡Qué envidia!

Valorar el bagaje personal en un proceso de selección

Todo el bagaje que puede tener un individuo tanto profesional como personal, con todas las situaciones, circunstancias y experiencias vividas conforman su armadura. Hablan de su capacidad para afrontar y gestionar los diferentes avatares de la vida. Dejan ver ciertas actitudes y aptitudes que aplican al ámbito profesional.

Hablan de madurez, de cómo afrontas los problemas, de capacidad para encontrar soluciones, de persistencia, coraje, inquietud de mejora, resiliencia, flexibilidad, capacidad de adaptación, …..  Habilidades teóricamente muy valorados en el mundo corporativo. Pero como digo, sólo teóricamente.

Sin embargo, todos estos aspectos solo pueden apreciarse si hay una mente abierta con voluntad de mirar más allá de lo obvio.

En resumen, tener experiencia en otros sectores debería entenderse como una riqueza y ser un valor en alza. No todo lo contrario.

Nuestro arcaico mercado laboral ante un cambio se sector laboral

La manera de pensar de las empresas en nuestro país (con algunas excepciones), es más parecida a la de la era industrial que a la que debería operar en el siglo XXI.

Cualquiera de los rasgos personales mencionados anteriormente, son los mismos que podemos encontrar en una oferta de empleo. Sin embargo, a la hora de la verdad, los seleccionadores solo querrán que tengas una experiencia similar que aplicar al milímetro.

Cuantas veces he sonreído cuando en una oferta de empleo leía  «capacidad para pensar fuera de la caja».

Quisiera decirles a esas empresas: «no se engañen. No cuentan con la cultura empresarial donde encaje alguien con esa cualidad. Porque nuestras empresas, aun a pesar de haber evolucionado en cierta medida gracias a la irrupción de las startups y en un intento de imitar las empresas de éxito en Estados Unidos, la gran mayoría de ellas se parecen más a una caja acorazada. Donde no se puede pensar nada diferente, ya sea dentro o fuera.

¿Candidatos de otro sector laboral? Mejor lo viejo conocido

El ejemplo más claro que tenemos de que nuestras empresas piensan dentro de la caja, es precisamente el hecho de querer reclutar a alguien del propio sector.

Alguien que domine lo de siempre.

¿Hay manera más incierta de avanzar hoy día? Mientras vivimos en un mundo en el que todo cambia a velocidad de vértigo, por favor, asegurémonos que seguimos haciendo lo de siempre. ¿Billete directo al fracaso?

Cuando yo he tenido que reclutar personas en mi equipo, he tratado de buscar algo en la persona más allá de su curriculum, porque más allá de su experiencia quiero una persona lista, resolutiva, que sepa desenvolverse, aportar ideas y encontrar soluciones.

Cambio de sector laboral: Talento  versus conocimiento

El hecho de conocer muy bien un sector no hace a la persona más apta para el cargo. No implica más talento. Es solo conocimiento y éste debería puntuar al menos tanto como aquel.

El conocimiento adquirido a través de la experiencia suele llevarte por la vía de lo conocido, Con talento tendrás más visión y posibilidades de tener ideas brillantes de cambio y diferenciación.

acertar

No obstante, como decía al inicio de este post, estoy hablando en términos generales. Porque hay cargos técnicos donde es completamente necesario tener la formación, conocimiento y experiencia. Y es que, por muy competente que yo sea para ciertas cosas, sería incapaz de hacer despegar un avión o de construir una central nuclear.

Evolución e innovación para valorar a candidatos de otro sector 

Tal y como explicaba anteriormente, el hecho haber trabajado en otros sectores aporta riqueza de conocimiento. De hecho, hoy día la innovación se basa precisamente en aplicar prácticas de unos sectores en otros completamente diferentes.  Mezclar metodologías, combinando disciplinas.

¿Cuántos casos no conocemos hoy en día de personas que con poco o ningún conocimiento de una industria, incluso sin ningún bagaje empresarial, crearon empresas de éxito?

El más que conocido caso de Steve Jobs, el de facebook, o Air B&B. Casualmente todas empresas norteamericanas. Pero no olvidaremos el caso de los jóvenes españoles que crearon la marca de gafas Hawkers. Crearon una marca de éxito con muy poco conocimiento de lo que hacían (dicho por ellos), sin ningún presupuesto de marketing y ninguna trayectoria empresarial.

Como decía uno de mis profesores de postgrado en materia de innovación de modelos de negocio:

“Algún día, alguien irrumpirá en vuestro sector y cambiará las reglas del juego. Podéis estar seguros que la persona que venga a romper vuestro mercado será alguien de fuera. Alguien que venga de un sector completamente diferente.»

Queridísimas empresas españolas, ¡aplíquense el cuento!

Y tú? Has pasado por algo parecido? Has tenido alguna experiencia de este tipo en procesos de selección? ¿Cuál ha sido tu caso?  Compártelo!

Deja tus comentarios más abajo y sucríbete!.

 

Imágenes de Geralt, Tumisu y 3D Animation Production Company, en Pixabay 

Deja una respuesta

Expresa tu comentario de forma respetuosa y constructiva. Usa tu nombre personal. Puedes consultar la política de privacidad en el enlace más abajo. Acéptala y publica comentario!